Tenemos buenas noticias, y queremos compartirlas con vosotros

En Lawesome tenemos nuestro propio estilo. Los que nos conocéis sabéis que nunca hemos sido un despacho típico. Siempre hemos priorizado apoyar a los clientes a nuestro modo y con nuestra cultura que ser unos abogados con corbata más. Hace tiempo que decidimos que nuestra forma de crecer sería con los clientes y para ellos. Que nuestra forma de crecer sería añadiendo talento allí donde más valor podíamos dar a los clientes, sumando habilidades y conocimiento para apoyarles mejor a lo largo de su vida empresarial.

Y así es como queremos consolidarnos como el partner legal de referencia de las empresas y proyectos innovadores. Ya lo sabéis, somos de Bilbao. No nos pidáis humildad en nuestros sueños.

Y en eso estábamos, en el mejor año después de un gran año, pensando cómo seguir creciendo y aportando valor a nuestros clientes, con más ilusión que nunca, cuando llegó el Coronavirus, el Estado de Alarma, el confinamiento y, sobre todo, una situación crítica para la mayoría de nuestros clientes, como casi para todo el mundo.

Han sido semanas frenéticas, de mucha tensión, de gestionar más crisis que crecimiento y, visto a posteriori, de cometer el error de priorizar más lo urgente que lo importante.

Así que hemos echado el freno un momento, hemos levantado la cabeza y hemos dicho: “¿Y si volvemos a centrarnos en lo importante?”

Así que… Sí. Eso hemos hecho. Centrarnos en la forma de ser mejores para seguir aportando más valor a nuestros clientes a largo plazo y no sólo hoy. Sumando diferentes habilidades, quizás con diferentes formas y caracteres, pero siempre – y esto es innegociable – con mucho talento. Así que… En pleno Estado de Alarma, cuando todo el mundo está en situación de contención y ajuste, nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos decidido hacer una apuesta que hace meses pensamos que era estratégica.

Se une a Lawesome Amaia Legorburu.

Con Amaia cumplimos dos objetivos que teníamos en la cabeza para estar más cerca de nuestros clientes:

  1. abrir oficina física y tener presencia diaria en Donostia; y
  2. sumar al equipo talento y conocimiento en mecanismos financiación alternativa de proyectos de I+D, algo cada vez más importante para nuestros clientes (tanto corporates como startups).

Y, lo que es más importante, con Amaia estamos convencidos de que somos mejores. De que nos completa. Y, además, de que vamos a seguir disfrutando y pasándolo bien, que también de esto va Lawesome.

Ongi etorri Amaia!