El art. 64 bis o la deducción por la participación en la financiación de proyectos de I+D+i

En los últimos años (2017 y 2020) las normativas forales de Bizkaia, Gipuzkoa y Araba han introducido un novedoso incentivo fiscal en materia de I+D+i: la deducción por la participación en la financiación de proyectos de I+D también conocida coloquialmente como la “financiación a través de la cesión de créditos fiscales”.

Este incentivo fiscal pone al alcance de las empresas que invierten y desarrollan I+D+i una innovadora herramienta tributaria que les permite “monetizar” las deducciones de I+D+i que generan y conseguir financiación alternativa para la ejecución de sus proyectos.

Pero, ¿en qué consiste el “64 bis”?

El “64bis” es un incentivo fiscal previsto en el artículo 64 bis de las respectivas Normas Forales del Impuesto sobre Sociedades, que prevé una nueva deducción para aquellas empresas que financien proyectos de I+D+i de otras entidades.

¿Quiénes pueden beneficiarse de este incentivo?

  • Investigadores o empresas de I+D: Entidades que requieren financiación para el desarrollo de sus proyectos de I+D+i y que no pueden aplicar los incentivos fiscales que genera su actividad por insuficiencia de cuota en su Impuesto sobre Sociedades.
  • Inversores/financiadores: Personas jurídicas que desarrollan una actividad económica, cuentan con una factura fiscal importante en su Impuesto sobre Sociedades y están interesadas en impulsar proyectos innovadores de otras entidades.

¿Qué beneficios aporta?

La aplicación del “64bis” es beneficioso tanto para las empresas de I+D+i, como para las empresas que financian los proyectos de éstas.

  • Los investigadores obtienen una financiación alternativa sin obligación de retorno, no dilutiva en capital y compatible con otras fuentes de financiación tradicionales. 
  • Las empresas que participan en la financiación de los proyectos, pueden obtener una rentabilidad del 20% sin necesidad de estar vinculado al éxito del proyecto de I+D+i.

Además de una rentabilidad más que atractiva, las empresas interesadas en financiar proyectos de I+D+i de otras entidades, encuentran en este tipo de operaciones una herramienta que les permite tener visibilidad sobre proyectos disruptivos e innovadores llevadas a cabo por empresas del entorno. En esencia, un mirador sobre el que generar nuevas oportunidades para sus procesos de innovación y abrir nuevas vías de colaboración con empresas tecnológicas.

¿Qué condiciones tiene que cumplir la Empresa de I+D para poder acogerse al “art. 64 bis”?

Existen diferencias entre las normativas forales a este respecto, sin embargo, en todos los casos el artículo 64 bis NFIS exige que la empresa de I+D+i haya solicitado el Informe Técnico de Calificación Fiscal antes del inicio de la ejecución de los proyectos.

Adicionalmente, existen límites cuantitativos en Gipuzkoa y Araba (en Bizkaia no hay límite) en relación con los importes de financiación. En este sentido, la empresa de I+D+i podrá recibir financiación hasta 1.000.000.-€ en tres (3) años para financiar sus proyectos a través de este incentivo fiscal. 

Veamos un ejemplo práctico:

Entidad radicada en Bizkaia desarrolla un Proyecto I+D de 300.000.-€ que genera unas deducciones por importe de 90.000 euros ((tipo general de deducción I+D+i del 30%)

Teniendo en cuenta que la normativa prevé para el financiador una rentabilidad máxima del 20%, el financiador interesado en aplicar los 90.000 euros de deducción en su Impuesto sobre Sociedades, deberá realizar un desembolso de 75.000 euros, lo que le dará derecho a obtener una rentabilidad de 15.000 euros.

Dado que las deducciones previstas en el art. 64 bis son deducciones a las que les son aplicables el límite del 35% sobre la cuota, (con fines únicamente orientativos para el ejemplo) la base imponible orientativa que el financiador necesita tener para poder aplicar los 90.000 euros de deducción será de 992.063 euros.

1)

Importe del Proyecto

300.000 €

2)

Tipo mínimo de deducción

30 %

3)

Deducción generada

90.000

 

(3)= (1) x (2)

 

4)

Financiación a obtener

75.000 €

 

(4) = (3)/1,2

 

5)

Rentabilidad para el financiador

15.000 €

 

(5) = (3) - (4)

 

Hablamos desde nuestra experiencia:

Para poder aplicar esta medida con éxito, no es suficiente con identificar y asesorar a las empresas de I+D+i y a los posibles financiadores de sus proyectos, sino que, es necesario tender puentes y generar escenarios de colaboración entre ambas partes.

En Lawesome creemos firmemente en las bondades de esta medida tributaria. Una medida que, como todas las ideas disruptivas, ha necesitado un tiempo para darse a conocer y consolidarse.

Finalmente, elegimos la frase de una empresa que ha venido financiando proyectos innovadores durante los pasados años:

Somos una empresa a la que, afortunadamente, nos va bien y pagamos impuestos por ello. Si empresas como la nuestra podemos adelantar una pequeña parte de ellos para fomentar el I+D+i de nuestro entorno, fomentaremos que nuestro tejido empresarial sea más innovador y finalmente nos beneficiaremos todos de ello”.